Adhesión al #8M Paro Internacional de Mujeres

Este 8 de Marzo es el Día Internacional de la Mujer trabajadora, como tantos otros desde hace más de un siglo[1]. El mismo de siempre, pero se palpita más grande que nunca. Desde el Observatorio de Igualdad de Género de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad, adherimos al movimiento feminista internacional que llama a parar el mundo, para que las mujeres nos pongamos de pie y la sociedad cambie. Desde hace tres años, desde que el grito #Niunamenos se hizo potencia desde el sur del mundo, Argentina, y traspasó fronteras, el movimiento por la igualdad viene sumando fuerza, potencia, cuerpos y voces. El año pasado el movimiento #Me too surgió en el mundo del espectáculo hollywoodense para denunciar los acosos y abusos sexuales que sufren las mujeres en la industria del cine y la televisión. Este es el segundo Paro Internacional de Mujeres y es cada vez más grande. Es una gran marea que viene arrastrando machismos atávicos y despertando conciencias. En nuestro país el debate por el feminismo llegó al medio de comunicación tradicional más masivo, la televisión, desbordó las redes sociales y tomó las calles. Todo suma y sigue siendo necesario. Algunos de los problemas que tenemos que abordar como sociedad y por los que nos interpela este 8 de marzo son los siguientes: Violencia Las mujeres seguimos siendo asesinadas por quienes dicen amarnos. El 35 por ciento de las mujeres de todo el mundo ha sufrido violencia física y/o sexual por parte de su compañero sentimental o violencia por parte de una persona distinta en algún momento de su vida[2]. En la Ciudad de Buenos Aires en 2016 hubo 14 víctimas de femicidio. Y 13.844 casos de violencia atendidos por la Oficina de Violencia Doméstica de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (OVD). Las formas de violencia trascienden el espacio doméstico y adquieren diversas formas y modalidades, entre ellas acosos, abusos, violencia mediática, violaciones, femicidios y travesticidios. Empleo En todo el mundo, las mujeres ganan menos que los hombres. En la mayoría de los países, sólo entre el 60 y el 75 por ciento del salario de los hombres. En la Ciudad de Buenos Aires la brecha de ingresos laborales es del 19 por ciento. La tasa de empleo es de 52,3 por ciento en las mujeres y 67,4 en los varones. Mientras que la tasa de desocupación es mayor en las mujeres 9,8 por ciento que en los varones 6,4[3]. Trabajo doméstico Las mujeres dedican entre 1 y 3 horas más que los hombres a las labores domésticas; entre 2 y 10 veces más de tiempo diario a la prestación de cuidados (a los hijos e hijas, personas mayores y enfermas), y entre 1 y 4 horas diarias menos a actividades de mercado. En la Ciudad de Buenos Aires la tasa de participación de la población en trabajo doméstico no remunerado es de 92,5 por ciento en las mujeres, contra un 65,8 en los varones. Mientras que el promedio del tiempo con simultaneidad, por participante, en trabajo doméstico no remunerado es de 3:27 horas en las mujeres y 1:57 en los varones. Además, las niñas siguen siendo abusadas por aquellos que dicen cuidarlas. La Educación Sexual Integral es una deuda pendiente en la Ciudad, cuyo dictado fue demandado incluso por estudiantes de las escuelas secundarias de la ciudad el año pasado. Otro tema ineludible este 2018 es que el proyecto de ley de interrupción legal del embarazo de la Campaña Nacional sea tratado en el Congreso Nacional y se abra un debate serio sobre el tema. En nuestro país se realizan entre 370.000 y 520.000 abortos clandestinos por año. Por eso la consigna de la Campaña plantea hace tiempo “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”. Compartimos las palabras de Phumzile Mlambo-Ngcuka, Secretaria General Adjunta de las Naciones Unidas y Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, que declaró que “el tema de este año se centra en la intensa vida de las mujeres activistas, cuya pasión y compromiso han permitido hacer realidad los derechos de las mujeres generación tras generación, y a las que debemos los cambios conseguidos. Celebramos un movimiento internacional sin precedentes a favor de los derechos, la igualdad, la seguridad y la justicia de las mujeres, reconociendo el trabajo incansable de las activistas que han sido fundamentales en este avance mundial de la igualdad de género”. La Defensoría del Pueblo de la Ciudad tiene un fuerte compromiso con los derechos de las mujeres. Inauguramos 2018 con la decisión institucional de incorporar el Curso Igualdad de género y Prevención de las violencias como contenido obligatorio para la carrera del organismo. Y continuamos impulsando leyes; haciendo seguimiento de políticas públicas de género en la ciudad; realizando talleres en escuelas; asesorando, orientando y acompañando a mujeres, entre otras acciones. Por todo esto, el Observatorio de Igualdad de Género, junto con la Defensoría del Pueblo de la Ciudad este 8 de marzo, adhiere al Paro Internacional de Mujeres.

#Niunamenos #Vivasnosqueremos #Contrabajonosqueremos

  Más información: http://genero.defensoria.org.ar/ [1] La fecha fue elegida en 1910, durante un Congreso Internacional de Mujeres Socialistas, en el que Clara Zetkin propuso que se estableciera este día como el Día Internacional de la Mujer, en homenaje a aquellas que llevaron adelante las primeras acciones de mujeres trabajadoras organizadas contra la explotación capitalista. [2]Los datos globales toman como fuente a ONUMujeres. [3]Los datos de la Ciudad de Buenos Aires fueron extraídos del “Sistema de indicadores de género”, de la Dirección de Estadísticas y Censos, Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. http://www.estadisticaciudad.gob.ar/eyc/?page_id=74588